¿Estás preparado para enfrentarte a una entrevista de trabajo?

Entrevista de trabajo

Enfrentarse a una entrevista de trabajo  es una de las acciones que puede generar mayores niveles de ansiedad. Por un lado porque de esa entrevista depende que nuestra situación personal y profesional cambie y, por otro, porque nos invade la inseguridad de no saber encararla y que, en  definitiva, no obtengamos los  resultados esperados.

En este post, vamos a repasar las ideas claves que debemos dominar para resolver el proceso de  entrevista y conseguir que  el puesto de trabajo por el que hemos optado finalmente sea nuestro. Ante todo, nuestra actitud debe ser positiva y creer en nuestras aptitudes y cualidades para el puesto. Si no tenemos seguridad y no creemos en nosotros mismos para desempeñar el puesto de trabajo,  el entrevistador no lo percibirá de nosotros aunque nuestra vida laboral lo refleje. De tal manera, vamos a explicar qué áreas debemos trabajar para que nuestra entrevista de trabajo sea un éxito.

TIPS PREVIOS

  • Como punto inicial, es necesario asegurarnos del lugar, fecha y hora en la que se va a desarrollar la entrevista, para no llegar tarde a la misma y ser puntuales.
  • Debemos cuidar nuestra  imagen e higiene, optando por una indumentaria cuidada que proyecte naturalidad y profesionalidad. Teniendo en cuenta también el tipo de empresa que nos va a realizar la entrevista. A través de la vista percibimos casi el 100% del entorno que nos rodea, por ello los minutos iniciales de la entrevista en los que se desarrolla el primer contacto visual, genera la primera impresión para el entrevistador y marcará el siguiente momento de la entrevista.
  • No podemos olvidar llevar un par de copias de nuestro CV con la información detallada de nuestra formación reglada, formación postgrado, experiencia laboral, etc…, perfectamente impresas y dentro de una carpeta.

 

PROCESO DE ENTREVISTA

Dentro del proceso de entrevista, no podemos obviar la importancia de los momentos de la misma.  Debemos entender la entrevista como una oportunidad, y es por ello que debemos  controlar la situación en todas sus áreas para que el desarrollo de las mismas, de manera óptima, nos asegure el éxito.

Por una parte, debemos demostrar al entrevistador nuestro conocimiento de la empresa. Hacer un estudio previo de la misma a través de su web, noticias, redes sociales, etc.., nos permitirá poder enfrentar la entrevista con una mayor seguridad y, por ende, demostraremos nuestro interés en pertenecer a la misma. Esta seguridad, debe ir acompañada de  una  actitud natural, aportando frescura  y generando una imagen relajada. La comunicación no  verbal tiene un marcado acento entre las valoraciones que tendrá en cuenta la empresa; una persona nerviosa, tímida e insegura no generará buenas perspectivas de cara a ocupar un puesto relevante dentro del ámbito profesional. Es por ello que debemos cuidar nuestra entrada a la entrevista a través de una imagen sosegada. Sonriente (sin resultar falsa), una postura erguida que denote entusiasmo y siempre prestando atención a las palabras y solicitudes del entrevistador para generar un feedback positivo.

 

COMUNICACIÓN VERBAL

Durante el proceso de la  entrevista también  es primordial controlar la comunicación verbal. Hay que hacer un uso adecuado del lenguaje que utilizamos para que la conversación que se desarrolle, discurra de una manera  natural y se cree cierta afinidad entre el entrevistador y el entrevistado. Para ello  nuestro lenguaje debe de ser:

  • Correcto: Una actitud segura, puede demostrarse a través de un uso correcto del lenguaje. Demostrar un lenguaje rico y fluido, que nos permita expresarnos de manera clara y concisa sin necesidad de recurrir a frases artificiales, va a crear una imagen sólida y profesional ante nuestro interlocutor.
  • Natural: Es necesario obviar un discurso mecanizado y memorizado. Esto denotaría poca iniciativa y poca adaptabilidad a los cambios.
  • Adaptado: Debemos estudiar la figura del entrevistador; cómo habla, su postura corporal… En base a ello adaptaremos nuestro lenguaje. Es decir, si nos encontramos con una persona seria de talante y meticuloso en el trato, cuidaremos que nuestro lenguaje sea correcto y nos comunicaremos de manera tranquila y natural.

El lenguaje utilizado a través de palabras claves, debe generar en la mente del entrevistador que está ante un candidato con iniciativa, con facilidad de adaptarse y trabajar en equipo, que sea capaz de ver  las oportunidades que generen resultados en la empresa…. Y que sea una persona implicada con la misma. Es importante que atendamos bien a  las preguntas que se nos generen y nos tomemos un tiempo para responderlas. Debemos responder de manera lógica y centrarnos en las cuestiones, sin extendernos en una respuesta que pueda perder eficacia por no atender a los hechos relevantes.

Hacer entrevista de trabajo

 

APROVECHA LAS PREGUNTAS QUE TE REALICEN EN LA ENTREVISTA DE TRABAJO

Para conseguir nuestro objetivo y revelar la idoneidad de nuestra persona para el puesto, aprovecharemos aquellas preguntas de la entrevista para efectuar respuestas acordes y  dar a conocer los puntos fuertes antes descritos.

Por ejemplo, si tenemos que hablar sobre nosotros, incluiremos en nuestro discurso frases que contengan cualidades del candidato ideal, a saber:

  • “Soy una persona metódica en mi trabajo”
  • “Una de mis cualidades son la honestidad y el compromiso con la empresa para la que trabajo”
  • “ Mi trabajo es muy organizado, y siempre me aseguro de poder cumplir los plazos”

Si por otra parte nos solicitan que expliquemos por qué queremos trabajar para dicha empresa, frases como las siguientes, generarán una gran impresión en nuestro interlocutor:

  • “Sé de la magnitud y de la importancia que esta empresa tiene en el área salud, y para mí sería muy importante poder pertenecer a la misma”
  • “Trabajar para su empresa supondría un  impulso a mi carrera profesional”
  • “Creo que mis habilidades personales y profesionales encajan perfectamente con su empresa”
  • “Trabajar en su empresa supondría un gran aprendizaje

 

DESPEDIDA DE LA ENTREVISTA DE TRABAJO

No debemos olvidar  que la despedida a la finalización de la entrevista es también muy importante. Debemos hacerlo,  agradeciendo al entrevistador la oportunidad de habernos incluido como un posible candidato para ocupar el puesto ofertado.  Aprovecharemos la misma para generar cuestiones de nuestro interés y que muestren que realmente estamos interesados en poder cubrir el puesto. Como por ejemplo, ¿tipo de contrato en caso de ser seleccionados?, ¿temporalidad del comienzo de la actividad?, etc..

Una vez que hayamos finalizado la entrevista, es recomendable plantearnos los puntos positivos que nos motivan a trabajar para esa empresa. Con toda esta información, y con la idea de querer ser el candidato  seleccionado, podemos redactar una carta de agradecimiento. Enviarla por email a la persona que nos realizó la entrevista. En ella mostremos nuestra gratitud por la oportunidad de haber podido pasar entrevista con ellos y mostrando nuestro deseo de trabajar para dicha empresa.

Es recomendable hacer un seguimiento del proceso e interesarnos a través de la empresa de la resolución del  mismo pasados unos días, a través de cualquiera de las diferentes vías de comunicación disponibles: telefónica, correo electrónico… Con ello volveríamos a demostrar nuestro interés en la empresa y m por ende, en cubrir la vacante.

Si finamente, no resultáramos seleccionados, no debemos entender la misma como una derrota, sino como algo valioso en nuestro proceso de aprendizaje en el proceso de búsqueda de empleo. Nuestra actitud puede cambiar significativamente nuestro futuro laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Consiento el tratamiento de mis datos personales para la tramitación de la información solicitada